Biografías: Jakob Henle

14.02.2014 21:41

Nacido en Fürth, cerca de Nuremberg el 19 de julio de 1809 y fallecido en Göttingen el 13 de mayo de 1885.
Discípulo y el más próximo colaborador de Johannes Müller, Henle contribuyó a preparar el camino de la citología a través de sus estudios de los epitelios; llevó a cabo las primeras investigaciones microscópicas extensas basadas en la histología (dio el nombre a esta disciplina); y por su teoría del miasma y del contagio, está entre los precursores de la microbiología moderna. Su padre, Wilhelm Henle era comerciante; su madre, Helena Sophia Diespeck, era la hija de un rabino. La posición social de una familia judía en la pequeña ciudad de Fürth estaba muy cirscunscrita pero la prosperidad económica en aumento posibilitó su relación con círculos cultivados. Henle recibió su primera instrucción en casa con un tutor privado; más tarde acudió al Gymnasium de Mainz y Coblenza. Su formaciòn fue primeramente encaminada hacia las lenguas clásicas y modernas; también era un buen artesano y un talentoso músico. En 1820 sufrió periostitis; se recuperó pero a menudo recaía. Después de que la familia abrazase el credo evangélico en 1821, Henle mantuvo por un tiempo la intención de hacerse pastor. No tuvo ningún pensamiento sobre medicina hasta que en Coblenza, hasta que se encontró con Johannes Müller en el hogar musical. Comenzó sus estudios de medicina en octubre de 1827 en la Universidad de Bonn, donde llegó a ser miembro de la asocación de estudiantes en el otoño de 1829. Poco después, disgustado por el comportamiento nada amable de otros estudiantes, pasó a continuar sus estudios en la Universidad de Heidelberg en la primavera de 1830. Un año más tarde volvió a Bonn y superó el examen de licenciatura allí en agosto de 1831.
     El continuado interés por las investigaciones anatómicas hizo que Müller le invitase a un viaje a París, donde estuvo con Cuvier y Dutrochet. Se doctoró el 4 de abril de 1832 en Bonn con una tesis sobre la membrana pupilar y los vasos internos del ojo. En marzo de 1833 superó el examen médico de estado en Berlín e inmediatamente se convirtió en adjunto de Müller, quien en abril de 1833 fue nombrado profesor de anatomía y fisiología en Berlín. En el otoño de 1834 Henle se convirtió en el disector de Müller en el Instituto Anatómico. Fracasó en un primer intento de convertirse en docente debido a motivos políticos, ya que todos los antiguos miembros de la asociación de estudiantes se convirtieron en sospechosos de ser enemigos del Estado. En julio de 1833 Henle fue detenido por esta razón e ingresado en prisión a la espera de juicio, pero gracias a la intervención de Alexander von Humboldt y otros fue puesto en libertad después de cuatro semanas. Mientras tanto, perdió su puesto de disector y, despues de una gran investigaciòn judicial fue condenado a seis años de prisión en enero de 1837, aunque fue perdonado pocas semanas después y de este modo pudo volver a su puesto. En el mismo año se convirtió en docente en Berlín.
     A comienzos del otoño de 1840 Henle se convirtió en profesor de anatomía y fisiología, donde Albert Koelliker era su disector. A partir de su estrecha amistad con el clínico Karl Pfeufer surgió la Revista para la Medicina Racional (Zeitschrift für rationelle Medizin). En el verano de 1844 Henle pasó a ser profesor de anatomía y fisiología en Heidelberg, junto con Friedrich Tiedemann; cuando este último se retiró, Henle también se convirtió en director del Instituto Anatómico. El último puesto de su carrera académica lo ocupó en Göttingen, a donde fue llamado a finales del verano de 1852. Estuvo en activo durante 33 años.
      El carácter romántico y sentimental del joven Henle se revela en su primer matrimonio. Durante su estancia en Zurich conoció y se enamoró de Elise Egloff, quien trabajaba como gobernanta en la casa de sus amigos; se instaló en la residencia de ella y más tarde se preocupó de formar a su hermana y de darle lustre social. Se casaron en marzo de 1846. Los frutos de esta unión fueron un hijo y una hija, que terminó amargamente dos años más tarde con la muerte por tuberculosis de su mujer. En Agostó de 1849 Henle casó con Marie Richter, hija de un oficial prusiano; tuvieron cuatro hijas y un hijo. La salud de Henle con frecuencia le impedía realizar sus actividades pues se producían abscesos en los lugares donde tenía periostitis; padeció también neuralgias. Murió de un sarcoma renal y vertebral.
       Henle era muy sociable. Gustaba de la conversación amable y organizaba conciertos domésticos y reuniones vespertinas para leer, y le hacía feliz que en su casa tuvieran lugar conciertos. Sus ideas políticas eran liberales y nacionalistas, pero fue incapaz de reconciliarse con la política interior de Prusia.
       Henle pertenecía a muchas organizaciones científicas entre las que caben contarse la Academia Leopoldina, la Academia Belga de Medicina (miembro honorario), la Academia Bávara de Ciencias de Munich (miembro extranjero), la Academia de San Petesburgo (miembro correspondiente), la Academia Sueca (miembro extranjero), la Academia de Berlín (miembro correspondiente), la Royal Society (miembro extranjero), la Academia de San Petersburgo de Medicina (miembro honorario) y la Real Academia de Ciencias (Amsterdam).
        Raramente ningún otro haya sido introducido en el trabajo científico como lo fue Henle. Johannes Müller comenzó a editar the Archiv für Anatomie, Physiologie und wissenschaftliche Medizin (Archivo de Anatomía, Fisiología y Medicina científica) en 1843, y se convirtió en un medio de expresión para los estudios orientados hacia las ciencias naturales. Henle asumió la mayor parte del trabajo de edición y se familiarizó con las tendencias de moda del momento en biología. Después de llevar a cabo estudios de anatomía comparada en el órgano eléctrico de la raya y en los anélidos, pronto volvió su atención a la investigación microscópica cada vez más precisa. Se habían ido acumulando datos de todos los lados en relación con los elementos estructurales más pequeños de plantas y de organismos animales. El concepto de célula se convirtió en un término corriente por primera vez entre los botánicos pero se extendión también rápidamente a los animales. Junto con Gabriel Valentin, Henle figuró entre los primeros autores que usaron el término célula. En el volumen XI del Diccionario Enciclopédico de Ciencias Médicas (Encyclopädisches Wörterbuch der medicinischen Wissenschaften, 1834) escribió sobre la epidermis y el epitelio pero dio sólo una visión general de ambos. Sus investigaciones sobre el cartílago fibroso y el tejido graso y el fibroso, que aparecieron en 1835 en el volumen XII de la obra, también fuero sólo generales. Pero en el mismo año, en el volumen XIII (p. 125) describió los componentes de la vesícula biliar como corpúsculos cilíndricos, algunos de los cuales aparecen solos y otros <<como columnas de basalto unidas a lo largo, de modo que sus superficies achatadas yacían en un plano. Si se les daba la vuelta hacia abajo, mirándolas al microscopio, esas superficies aparecían más o menos angulares y como células>>. Esta descripción sin duda se refiere al epitelio prismático de la vesícula biliar.
        En 1837 Henle presentó como trabajo de Habilitación (Habilitationsschrift) una investigación sobre el epitelio de las vellosidades intestinales que demostraban que era ya uno de los más importantes expertos en el campo de la histología. La extensión de sus progresos se ve también en su conferencia del 16 de febrero de 1838 en la Sociedad Médico-Quirúrgica Hufelándica (Hufelandsche Medicinisch-Chirurgische Gesellschaft) sobre la formación del pus y del moco. Fundadamente denominó a los elementos estructurales del epitelio células; también describió el epitelio de la vejiga urinaria como una forma intermedia entre el epitelio pavimentado y el cilíndrico (p. 6). Se ve claramente que las formas de las células y de los núcleos dependen de su posición y de la presión de las células vecinas. Las observaciones de Henle sobre el origen de las células del pus se probaron más tarde como falsas. Él informó sobre la extensión de los epitelios en el cuerpo humano en 1838, distinguiendo tres tipos: pavimentado, cilíndrico (en forma de columnas), y ciliado. Además, estableció que ellas cubren todas las superficies libres de líquido del cuerpo, todas las superficies internas de sus canales y conductos, y todas las paredes de sus cavidades.
        El estudio de Henle de la laringe, que fue muy alabada por Humboltd, fue un trabajo completamente independiente de anatomía comparada. En el último periodo de su actividad en Berín estudió los problemas de patología que había encontrado en su trabajo editorial en el Archivo de Müller. A gran distancia de los demás el más importante de estos fue su artículo Von den Miasmen und Kontagien.
        La influencia de Müller en Henle se manifestó sobre todo en los estudios de anatomía comparada y de zoología del último.Con la marcha de Henle a Zurich está fuente de inspiración se cerró; continuó sus estudios, comenzados en 1839 en Berlín, para su libro Anatomía General (1841) (Allgemeine Anatomie). La primera parte de este libro trataba de la composición química del cuerpo humano y animal; no proporcionó nada original. Por el contrario, la segunda parteLehre von der Formbestandteilen fue el mayor avance desde los esfuerzos de Bichat cuarenta años antes. Los logros de Bichat fueron reconocidos por Henle, quien le llamó el creador de la histología (p. 122). Pero ahora el desarrollo del microscopio y el progreso de las técnicas de investigación ofrecían posibilidades mucho mejores como muestra el esquema histórico de Henle (pp. 134-149). Pero su trabajo fue incompleto: no ordenó las substancias conectivas y de sostén juntas, como lo hizo por primera vez Reichert cuatro años más tarde. Incluso los diferentes epitelios no formaron todavía un grupo unificado en el sistema de Henle. Sobre esto escribió (pp. 132-133):<<un sistema racional de histología tiene que emplear las transformaciónes de las células como un principio de clasificación, de modo que grupos de tejido puedan formarse de acuerdo según si, por ejemplo, las células permanecen solas o se unen en filas, o se expanden en forma de estrellas, o se alargan en forma de fibras, y así en adelante>>. Ya que la información disponible no le permitió tal clasificación sistemática, Henle se contentó con demostrar sólo ocasionalmente la relación entre los elementos básicos.
        Es digno de ser mencionado que, a pesar de su gran experiencia con el microscopio, no pudo liberarse del error de Schwann en relación con la formación de las células. Creía que el material básico para la formación de células nuevas consistía en una masa amorfa llamada citoblastema. No llegó a conocer la división de las células; aunque Remak la describió en 1841, el año en el cual Henle terminó su Anatomía General. El trabajo de Henle tiene la particular importancia debido a su constante atención a la fisiología, y así a la función, alimentación, desarrollo, y regeneración de los diversos tejidos. Esta fisiología de los tejidos representó para Henle la fundación de una patología general o racional, <<la cual intenta comprender el proceso y los síntomas de la enfermedad como las reacciones de una substancia orgánica dotada de poderes peculiares e inalienables contra las influencias externas anormales>> (Anatomía General, prólogo, p. VII).
          Un importante trabajo fue el Manual de Patología Racional de Henle (Handbuch der rationallen Pathologie). Procede sobre todo de su época en Heidelberg y presenta la patología, una de las actividades fundamentales del médico, de nuevo fundamentandose en el conocimiento científico; previamente la medicina -al menos en las áreas germanofónas- se practicó durante varias décadas a la luz de la Naturphilosophie (corriente romática de corte filosófico meramente especulativa defendida por Fichte y Schelling). Todavía tuvo mayor influencia su Manual de Anatomía Sistemática (Handbuch der systematischen Anatomie). Compuesta en Göttingen durante un periodo de más de 16 años, contiene todo el conocimiento contemporáneo de la estructura del cuerpo humano y un gran nùmero de estupendas ilustraciones. Si la presentación del Sistema Nervioso Central no se tiene en cuenta, el trabajo puede ser todavía útil para la formación en anatomía humana macroscópica y sus variaciones ocasionales. No llegó a quedarse anticuado como libro de texto hasta que se puso de moda el enfoque funcional de la anatomía.
          El nombre de Henle es mejor conocido hoy por la porción curvada de la nefroma denominda por él. Su observación fue hecha en 1862, apoyada en preparaciones aisladas, era correcta pero la interpretación fue completamente errónea: según Henle, había dos túbulos con forma de curva, cada uno de los cuales estaba conectado en un extremo a un corpúsculo renal diferente. Sin embargo, su estudio derivó en una nueva serie de investigaciones sobre el riñón, a partir de las cuales, entre 1863 y 1865, su estructura fue definitivamente determinada.